Parásitos, ¡Cuidado en verano!

La primavera llega y con los primeros calores reaparecen algunas plagas que atacan a nuestros perros y gatos.

PULGAS: La única solución definitiva contra las pulgas es mantener al paciente y su ambiente libres de pulgas. Desde hace unos años esto es sencillo gracias a las pipetas pulguicidas que se colocan sobre el lomo y mantienen al animal protegido entre uno y tres meses, según la marca del producto y el grado de infestación del ambiente donde vive.

GARRAPATAS: Generalmente aparecen en épocas más delimitadas, como al principio del verano, pero esto varía según la región donde vives. Suelen atacar la cara y los pies de los perros, pero pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo.

Existen en el mercado pipetas que sirven contra estos ácaros y que pueden colocarse sobre el cuerpo una vez al mes. También se pueden usar los collares con insecticida que controlan a estos desagradables parásitos.

PARASITOS INTERNOS: si bien los parásitos internos pueden aparecer en cualquier época del año, es en primavera cuando las larvas y huevos que se hallan en el suelo suelen desarrollarse con más facilidad.

En cualquier sitio con césped aumenta gradualmente el número de larvas infectantes, lo que hace más fácil la transmisión a los perros y gatos. Luego, durante el calor intenso del verano, las larvas se resecan y es más difícil que sobrevivan. Si bien desparasitamos a nuestras mascotas periódicamente con alguno de los medicamentos que existen para este fin, es conveniente que una de estas se realice durante la primavera, así evitaremos que el número de parásitos aumente demasiado.

SARNA: los ácaros que provocan esta enfermedad viven solamente sobre el cuerpo de perros y gatos y son bastante específicas para cada especie. Se habla de muchos métodos caseros para curarla, pero la más rápida y efectiva es la aplicación de un medicamento inyectable que tu veterinario te indicará.

LEISHMANIOSIS: esta enfermedad es transmitida por mosquitos únicamente, por lo tanto hay más posibilidades de contagio en épocas de calor. En general, es mayor la incidencia en zonas suburbanas o áreas con vegetación, como parques y plazas, y los mosquitos transmisores se alimentan durante el atardecer y la noche.

Para ello existe vacuna, pipetas o collares antiparasitarios repelentes de mosquitos.

FILARIOSIS: también llamada “enfermedad del gusano del corazón”, y también transmitida por mosquitos. Su incidencia es mayor en regiones cercanas a los ríos donde hay más mosquitos, pero se está extendiendo a otras zonas por los viajes de mascotas hacia y desde zonas endémicas y por el cambio climático global que prolonga las temporadas cálidas y húmedas.

En este caso sí existen productos muy efectivos para su prevención que se administran una vez al mes durante la época de mosquitos. Tu veterinario te indicará según donde vives en qué meses es necesario usarlos, ya que en algunas regiones cálidas o endémicas conviene usarlos durante todo el año sin interrupción. Algunos de ellos combinan también tratamiento contra otros parásitos internos y pulgas en la misma pastilla.

La filariosis es una enfermedad grave y potencialmente mortal en los perros. Los gusanos adultos, que son muy grandes, se alojan en el atrio derecho del corazón, obstruyendo el flujo normal de sangre. El corazón se agranda y debilita hasta que se presenta una insuficiencia cardíaca. El diagnóstico precoz es clave para poder realizar un tratamiento exitoso con el menor riesgo para el paciente.